jueves, 26 de junio de 2008

España salda su deuda

Noche histórica en la ciudad de Viena. La selección española tras 24 años consigue meterse en la final de una Eurocopa. Ayer vimos a un equipo imponente, con trazos de enorme grandeza, que dejó fuera a una Rusia que venía de enamorarnos en su partido contra Holanda. Hoy la subjetividad no tiene cabida en los debates, esto es lo que yo demandaba desde este rincón. España hace un pacto con la maldita historia y escribe una de las páginas más brillantes desde sus inicios, allá por 1920. España dibujó fútbol por cada rincón del estadio de Viena, y Rusia no tuvo otra opción que rendirse ante la fuerza del equipo dirigido por un Aragonés inspirado, al que todos los cambios le salen bien. España destrozó las teorías de la historia, y pasa a la final donde nos esperan los gigantes alemanes. España ha saldado su deuda con la afición bajo la lluvia de Viena.

Como ya es normal en mí, siempre intento salirme un poco de la euforia y mirar desde una perspectiva analítica, ofreciendo un análisis del partido con las claves de la victoria de España, que jugó un partido memorable, sobre todo en la Segunda Mitad, donde nos regaló jugadas de enorme belleza. Los rusos estaban anclados al resurgir de su estrella, un Arshavin desaparecido, hundido entre el poderío del centro del campo de España. El partido comenzó realmente mal, los rusos se adueñaron de la pelota durante la primera media hora, y pudimos ver algunas llegadas de Pavlyuchenko. La mejor ocasión de Rusia durante la primera mitad fue precisamente de Pavlyuchenko, que se revuelve muy bien de espaldas y saca un disparo que roza Casillas en la misma escuadra. La primera mitad de España es sinceramente mala, no domina. Villa tras un sprint se lesiona y verá la final en Viena desde el banquillo. Pero todo esto tuvo una lectura positiva.

El Galactismo demandaba la incursión de un delantero, pero Luis Aragonés volvió al esquema predilecto, ese que tantas veces he demandado desde esta bitácora. El 4-1-4-1 con el que nos clasificamos para la Eurocopa, con el que deleitamos en la fase de clasificación. El 4-1-4-1 al que renunciamos por el momento de Villa, y porque Torres no puede ser suplente. Si me permiten diré una frase en la que muchos de vosotros no estaréis de acuerdo: "La Eurocopa de Torres está siendo mejor que la de Villa". Volvimos a nuestros orígenes y volvimos a triunfar. Por Villa entró Cesc Fábregas, ese chico que no alcanzaba su mejor nivel con la selección. Hemos tenido que escuchar que Cesc no valía para esta selección. Siempre he sido un defensor acérrimo de Francesc Fábregas, y ayer reforzó mi postura con un partido legendario.

El cambio de la selección desde su entrada fue sencillamente espectacular. Empezamos a jugar con una velocidad impresionante, combinaciones realizadas a la perfección, continuos desmarques de Torres, un fútbol verdaderamente bueno. Todo esto después de haber finalizado una primera mitad sencillamente mala, sin velocidad, sin profundidad, toque y toque si saber cuál es la mejor opción. A todo esto la primera mitad paso sin pena ni gloria para nuestra selección. El partido no tenía un dueño, y España no estaba jugando bien, esa es la pura realidad. Los rusos habían pasado el primer escollo, y les quedaba la segunda parte. Estaba claro el objetivo de los rusos. Eso se vislumbra cuando los ves sacar los saques de banda, con la lentitud, sin prisa. Está claro que ellos buscaban la prórroga, por que físicamente era superior a España. Era el único aspecto en el que eran superiores a nosotros. Arshavin no había aparecido en la primera mitad, y no se escoraba a banda izquierda, donde tan solo Zhirkov había llevado algunas jugadas de peligro.

La segunda parte comenzó de otro aire, parecía que las cosas habían cambiado, el juego de España había resurgido. Cesc comenzó el partido en la posición que más le gusta, más adelante de Xavi, con más llegada, y España notó claramente el cambio de Cesc. España jugaba de maravilla, llena de grandeza, y todos nos pellizcábamos para comprobar si lo que veíamos en la televisión era cierto, si esa era mi España, tu España, nuestra España. El partido solo tenía un dueño, y esa era la selección española. Iniesta tenía loco a Anyukov, gran partido del de la Mancha. Con sus habituales diagonales interiores mareaba a todo el que se le ponía por delante. Iniesta desbordaba, abría espacios, y en una maravillosa jugada, su centro lo atrapó Xavi, que introdujo el primer gol en el marcador, delirio en las gradas, todos nos veíamos en la final, este año sí. El sentir de Rusia se reflejaba en la cara de sus aficionados, impotentes, que solo podía parpadear ante el juego de la selección española. Rusia se rendía ante nuestro juego, el carácter colectivo de la selección era insultante. Ramos estaba cuajando su partido más completo en esta Eurocopa. Eso es lo que todos esperábamos del futbolista de Camas. Sus subidas, su rendimiento físico espectacular, su compromiso, su orden táctico, que ayer lo tuvo, Ramos estuvo sencillamente perfecto, durante todo el partido, ni un solo error. Zhirkov solo se le fue una vez en todo el partido, Arshavin en las pocas veces que se fue por la banda fue perfectamente tapado por Ramos, impresionante el de Camas, muy participativo en todas las acciones del juego de nuestra selección. También quiero destacar el partido de la zaga de España, de nuevo impresionante el partido de los nuestros, no tengo palabras para describir el partido de Marchena y de Puyol. Tengo que decir que yo dude de la convocatoria de Carlos Marchena, pero no tengo problemas en retractarme, Marchena está siendo uno de los jugadores del campeonato, sin ningún género de dudas. Un papel defensivo brillante, casi sin ningún error ayer frente a la selección dirigida por Guus Hiddink. Solo tuvo un error de colocación en todo el partido, y fue precisamente en el disparo que antes hemos comentado de Pavlyuchenko. Puyol no puede decir menos, genial el capitán del Fc Barcelona en todas sus acciones.

No dejó respirar a Pavlyuchenko un solo segundo, y su actuación fue estelar. Muchos han criticado a Puyol antes de iniciar esta Eurocopa, entre los que me incluyo, y solo puedo rendirme ante la evidencia, muy grande lo de Puyol, esperemos que ante Alemania este mejor de lo que ya ha jugado hoy, aunque eso va a ser difícil. Pero no me quiero dejar atrás a Capdevila, que hizo su mejor partido de la Eurocopa, y que fue parte importante de España en la realización del primer gol, donde dobló a Iniesta, desconcentró a la defensa, y esto le permitió a Iniesta tener el espacio para sacar el centro que posteriormente remataría de manera fabulosa Xavier Hernández.

También toca hoy hablar de Senna, ese pedazo de jugador que está realizando una Eurocopa legendaria. Partido para enmarcar de nuevo del brasileño nacionalizado español. Un partido defensivamente brillante, con un desgaste físico impresionante, con ayudas a Ramos, control de Zirianov, uno de los principales avales del fútbol ofensivo de la Rusia de Guus Hiddink. Control total de la situación, grandísimo partido de Senna, que demostró que tiene un sitio en esta selección, y que se está ganando a pulso ser junto a Casillas el futbolista que más minutos ha jugado durante esta Eurocopa, no siendo sustituido en ninguno de los partidos que llevamos hasta este momento. Y hay que hablar de Xavi, solo para rendirse ante su labor, sobre todo defensiva. Xavi ha estado defensivamente brillante, y ofensivamente, aunque no se ha prodigado mucho, ha subido cuando el equipo así lo ha requerido, metiendo el primero de los tres goles de la selección en la mágica noche de ayer. Tenemos que destacar la actuación defensiva del equipo, que siempre se mantuvo en un orden táctico impresionante, y en un trabajo colectivo digno de elogio.

A causa de esto los rusos solo tuvieron en la primera mitad una sola ocasión, la ya dos veces comentada de Pavlyuchenko, de la que podemos tener dos lecturas de quien falló para permitir el disparo de Pavlyuchenko. Unos dicen que fue fallo de colocación de Marchena, que es mi tesitura, y otros que fue fallo de Puyol en la salida. Y que podemos decir de Silva, ese chaval con madera de crack mundial. Siempre fue una de mis devociones, un futbolista al que se le puede acusar de todo menos de no buscar siempre el beneficio del equipo, lo mejor para el colectivo. No quiero dejar pasar por alto las dos sustituciones que hubo a lo largo del partido, la de Xavi Alonso y la de Guiza, un gran partido de ambos. Este último demostró su clase tras un pase legendario de Cesc, que me recordó al famoso gol de Romario a pase de Laudrup. Y el colectivo, fue lo que realmente brilló, todos trabajaron para el equipo, y quizás eso fue lo que más se notó. Trabajo Táctico, disciplina, coordinación, todos los aspectos fundamentales en el fútbol los supieron aplicar de maravilla en una segunda parte antológica.